miércoles , septiembre 20 2017
Inicio / Archivo / ¿Qué implica la venta de crudo venezolano en otras monedas distintas al dólar?

¿Qué implica la venta de crudo venezolano en otras monedas distintas al dólar?

Luego de que el presidente Nicolás Maduro planteara el pasado jueves que todas las empresas que vayan a contratar con el Estado venezolano negocien con una divisa distinta al dólar, el vicepresidente Tareck El Aissami ha considerado pertinente que el sector productivo nacional genere los mecanismos necesarios, a través de la banca pública y privada, para migrar a una nueva canasta de monedas.

En una reunión de trabajo sobre el Plan Constituyente para la Paz y la Prosperidad Económica con empresarios, desde el Ministerio del Poder Popular para la Economía y Finanzas expresó: “Tenemos que romper el yugo del dólar”, argumentando que quienes deseen pujar en la subasta Dicom deben migrar sus cuentas bancarias a otra divisa. “No vamos a subastar más en dólares, ya se acabó la subasta en dólares”, agregó El Aissami destacando que tales medidas son adoptadas para contrarrestar las sanciones económicas impuestas por EEUU.

Por otra parte, aseguró que los venezolanos que promovieron las sanciones serán juzgados agregando que Venezuela está resolviendo y migrando sus cuentas a otros bancos del mundo a los cuales agradeció el apoyo. “En el sistema bancario público ya tenemos corresponsalías en todos esos países (Rusia, China, India, Europa)”, informó.

¿CÓMO RIGE EL DIOS PETRODÓLAR?

El dólar de EEUU se convirtió en la moneda predominante para los pagos internacionales porque, hasta mediados del siglo XX, el patrón oro era el sistema monetario dominante basado en una cantidad fija de reservas de oro almacenadas en bancos nacionales, lo que limitaba los préstamos. En ese momento Washington logró apropiarse del 70% de las reservas de oro del mundo (excluyendo a la URSS) debilitando al Reino Unido y dejando de lado la creación del sistema financiero de Bretton Woods en 1944.

Para lograr la anhelada dominación mundial se apoyó en dos herramientas principales: el dólar estadounidense y el poderío militar. Algunos países han desarrollado alianzas militares alternativas y roto con la dependencia del dólar estadounidense para evitar ser dominados.

En los años 70 el dólar experimentó una dramática caída debido al crecimiento económico de Alemania y Japón y a la reticencia de EEUU de ajustar sus políticas económicas para mantener el equilibrio dólar-oro. La divisa fue revitalizada por el apoyo de exportadores de petróleo como Arabia Saudita y su intercambio de petróleo por armas de EEUU. Richard Nixon en 1971 ordenó unilateralmente cancelar la convertibilidad directa del dólar al oro y así el petróleo se convirtió en la base del sistema del dólar estadounidense (Nixon Shock), por ello el control sobre el comercio de petróleo es prioridad en la política exterior de Washington.

Cuando los miembros de la OPEP apoyaron este mecanismo, la demanda mundial de petrodólares estadounidenses alcanzó un máximo histórico y los países se vieron obligados a comprar dólares para conseguir el petróleo en el mercado internacional.

Se dice que la participación de los EEUU en el actual producto interno bruto mundial no debe exceder el 22%, pero el 80% de los pagos internacionales se realizan con sus dólares cuyo valor es excesivamente alto en comparación con otras monedas. Por eso los consumidores en EEUU reciben bienes importados a precios extremadamente bajos, esto proporciona un beneficio financiero significativo mientras la alta demanda de dólares en el mundo permite a su gobierno refinanciar su deuda a tasas de interés muy bajas.

DESDOLARIZARSE ES UNA AMENAZA

Todo país que luche contra el dólar es considerado una amenaza directa a la hegemonía económica estadounidense y al alto nivel de vida de sus ciudadanos, por ello las élites en Washington intentan resistir como sea este proceso. El líder libio Muammar al-Gaddafi fue derrocado y asesinado brutalmente luego de que decidió vender petróleo en euros y luego introducir un dinar de oro para reemplazar a la moneda europea.

Sí, un líder sentado sobre 150 toneladas de oro real propuso vender petróleo a cambio de monedas de oro real, por lo que el entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy, dijo que “Libia estaba poniendo en riesgo la estabilidad financiera mundial” basada en una moneda sin respaldo que sólo beneficia al consumidor estadounidense.

Junto a algunos bancos y compañías energéticas europeas que operan dentro de sus fronteras, China, Rusia e Irán siguen una política de desdolarización para escapar de la dominación estadounidense. En 2014 el Ministerio de Hacienda ruso anunció el plan de aumentar la participación de los contratos en rublos mientras que en mayo pasado, en la cumbre de Shanghai, Rusia se comprometió a firmar la venta de 400 mil millones de dólares en gas natural a China en los próximos 30 años cobrando en rublos y yuanes. El “acuerdo del siglo”, le han llamado.

El pasado mes de agosto, durante su visita a Crimea, el presidente ruso Vladimir Putin anunció que “el sistema de petrodólares debería convertirse en historia”, mientras que “Rusia está discutiendo el uso de las monedas nacionales en acuerdos mutuos con varios países” a causa de la política de sanciones de Occidente.

En los últimos meses, China ha firmado acuerdos con Canadá y Qatar en el intercambio de monedas nacionales, convirtiendo a Canadá en el primer centro offshore para el yuan en Norteamérica y duplicando (o incluso triplicando) el comercio con China en un estimado de 200 mil millones de yuanes. Los intercambios de divisas directas entre China y la recién sancionada Qatar equivalen a 5 mil 700 millones de dólares, lo que lo ha convertido en la base para el uso del yuan en los mercados de Oriente Medio donde hay poca confianza en el dólar debido a la exportación de la inflación. Cabe esperar que otros países de la OPEP firmen acuerdos con China.

China también ha promovido el establecimiento de un centro de compensación en Kuala Lumpur, que promoverá un mayor uso del yuan en el sudeste asiático, esto a menos de un mes de que Singapur, el principal centro financiero de Asia, se convirtiera en un centro de intercambio de yuanes mediante el intercambio directo del dólar de Singapur y el yuan.

Irán ha anunciado recientemente su renuencia a utilizar dólares estadounidenses en su comercio exterior. El presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, ha encargado recientemente al Banco Nacional la desdolarización de la economía de su país, el Reino Unido planea liberar deudas denominadas en yuanes mientras el Banco Central Europeo está discutiendo la posibilidad de incluir el yuan en sus reservas oficiales.

Mientras en el mundo real esta tendencia y la inflación en EEUU aumentan, en la prensa crece la propaganda anti-rusa.

LA GUERRA ES MUNDIAL Y ES ECONÓMICA, VALGA LA REDUNDANCIA

En términos de recursos, quien tiene oro o petróleo bajo el suelo debería poder determinar cuestiones geopolíticas o la hegemonía de una moneda, sin embargo, el poderío militar también es un factor determinante en este reacomodo de liderazgos en medio del colapso del sistema capitalista. Muchos países buscan sacar sus reservas de oro depositadas en bóvedas en el Banco de la Reserva Federal de EEUU, más aún después de que en 2013 dicho banco se negara a devolver las reservas de oro alemanas a su respectivo propietario.

Viendo que el mundo no quiere depender más de sus dólares, Washington opta por la desestabilización regional para conducir a cualquier posible rival al debilitamiento. Expertos opinan que hay pocas esperanzas de que EEUU sobreviva a la propia ola de caos que ha desatado en todo el mundo.

Mientras tanto la deuda estadounidense de casi 20 billones de dólares es casi tan grande como la de los 28 miembros de la Unión Europea y más de lo que EEUU produce en un año. El mensaje que da la relación entre deuda y PIB a los inversores, es que el país podría tener problemas para pagar lo que debe. Obama y Bush hijo vaciaron las arcas estatales y destruyeron los fondos de seguridad social, entre otros, financiando la “Guerra contra el Terrorismo” y erogando gastos de otros departamentos.

Aun cuando Rusia, en voz del primer ministro Dmitry Medvedev, ha reconocido que EEUU le ha llevado a una guerra económica a gran escala, la deuda rusa es baja en relación con la de Europa. Su crecimiento económico antes de 2011 fue mayor que el de EEUU, Alemania, Francia, Japón y los otros países del G8. Putin pagó casi la totalidad de la deuda externa del país con la venta de hidrocarburos durante la época de altos precios.

Los mecanismos de control global instalados en el poder hicieron naufragar la relación EEUU-Rusia mediante intrigas y campañas que terminaron en una batería de sanciones al pueblo ruso. Además, ante los bloqueos que la OTAN ha hecho al gas natural ruso a través de conflictos en Ucrania y Siria, el gobierno de Putin ha podido esquivar mediante el proyecto turco South Stream y la inminente derrota del Estado Islámico en Siria.

La desdolarización de la Unión Euroasiática traería crisis al mundo occidental, más cuando Europa se mueve en torno a una crisis bancaria y el Senado de EEUU decidió subir temporalmente el techo de la deuda para que las autoridades estadounidenses pudieran asignar más de 15 mil millones de dólares para ayudar a las víctimas del huracán Harvey.

EN EL HORIZONTE, LOS “CONTRATOS DE FUTUROS”

El mercado petrolero venezolano tiene ante sí la oportunidad de los llamados “contratos de futuros” de petróleo en yuanes que promueve China. Este tipo de contratos obliga a las partes a comprar o vender un activo por un precio fijo determinado de antemano. Pudiera convertirse en el nuevo patrón para quienes realizan la compra y venta de instrumentos financieros en los mercados bursátiles y podría ser el novísimo punto de referencia para los comerciantes por ser China el mayor importador de petróleo en el mundo. Según el vicepresidente venezolano, además, China ha mostrado su interés en pagar el petróleo venezolano en yuanes.

Sólo los contratos de West Texas Intermediate (WTI) y Brent se comercializan en el mercado mundial de futuros y ambos están valorados en dólares estadounidenses, pero permitiría a los exportadores como Rusia, Irán, Qatar o Venezuela evitar el uso del dólar porque los compradores podrían pagar por su petróleo con yuanes u oro tras convertir la moneda china en onzas del metal precioso.

Según opina Michael Snyder en su blog del portal The Economic Collapse, con la economía y las finanzas Beijing ha estado jugando al ajedrez y Occidente a las damas, y lamentablemente para Washington hemos llegado al punto en el que el jaque mate está ya en el horizonte. Venezuela toma posición en función de preservar su autodeterminación y soberanía en paz en un momento de definiciones geopolíticas que determinarán el curso económico del mundo en las próximas décadas.

MISIÓN VERDAD

Comenta con Facebook

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com