Martes , Julio 25 2017
Inicio / Archivo / Barquisimeto y Cabudare: atrapadas entre la indefensión y el terrorismo

Barquisimeto y Cabudare: atrapadas entre la indefensión y el terrorismo

FOTO CORTESÍA

Es realmente preocupante la situación en la que se encuentran las ciudades metropolitanas de Barquisimeto y Cabudare, en cuanto al ejercicio del poder regional y local. Se han convertido en un foco de terrorismo y de violencia, apoyados por quienes tienen la responsabilidad de enfrentarlos. Es una indefensión que perjudica a todos los sectores y que ha generado muerte y destrucción, sin que se observe una clara intención de ponerle freno con el poder del liderazgo que ellos ostentan.

Vemos alarmados como se estimula la violencia y el terrorismo y se permite la destrucción de bienes públicos y privados y de cercena el derecho a libre tránsito que tiene la población.  La escalada de violencia se ha tratado de instalar en las zonas populares, fundamentalmente en Barquisimeto, en la parroquia Juan de Villegas, con el fin de estimular levantamientos populares, lo cual no han logrado y, al contrario, han encontrado resistencia por parte de sus pobladores. Lo que sí lograron es una enorme destrucción de bienes de la misma comunidad como mercados, parques establecimientos comerciales privados y sedes de organismos públicos.

Estamos seguros de que los sectores democráticos rechazan este terrorismo, pero como hemos dicho en trabajos anteriores, su opinión y su palabra han sido secuestradas por los sectores radicales y tienen miedo de expresarse libremente.

Lo más grave es que sobre los gobiernos locales de ambas ciudades, hay un dictamen del TSJ, donde los obliga a asumir sus responsabilidades como autoridades y a no dar la espalda a sus comunidades en la defensa de su integridad física y de sus patrimonios públicos. Esta sentencia del TSJ ha sido desacatada y, por el contrario, vemos a una de esas autoridades locales fotografiándose con los grupos terroristas y aupando sus desmanes. Es algo inaudito en un estado de derecho y debe llamarnos a la reflexión y exigir que se actúe con firmeza en contra de este evidente desconocimiento de las instituciones del estado, especialmente del máximo tribunal de la Republica. La omisión en estos casos es un camino muy peligroso y creemos que no debemos esperar la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente para poner en el redil constitucional a estas autoridades locales de nuestro estado.

Por múltiples razones, Barquisimeto y Cabudare, han venido cayendo en un estado de abandono en el mantenimiento de sus calles y parques, sus áreas verdes totalmente desasistidas y los pocos espacios de esparcimiento que existen se ven desolados por la arremetida terrorista, que se ha aliado con bandas delictivas para agravar más la situación de inseguridad que vivimos desde hace tiempo. La impotencia y el malestar de quienes tienen que trasladarse entre ambas ciudades han llegado a límites inimaginables. Es momento para que ambas autoridades municipales y la gobernación del estado asuman de una vez por todas toda la responsabilidad que tienen moral y constitucionalmente. De lo contrario, será la constituyente el mecanismo que nos permitirá corregir este y otros desaciertos y errores de las mencionadas autoridades.

YOEL MORALES

 

Comenta con Facebook

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com